Facultad de Química advierte sobre toxicidad en los laciados

Algunos productos para alisar el cabello tienen altas concentraciones de un cancerígeno; no están regulados y se venden en internet a precios muy accesibles


"La belleza duele”, se repiten muy a menudo las mujeres sin pensar en las consecuencias. Un estudio de la Facultad de Química de la Universidad de la República reveló que algunos productos disponibles en el mercado para el tan deseado lacio perfecto y duradero generan una concentración de gases tóxicos derivados del formaldehído, una sustancia química con potencial cancerígeno. Los peluqueros trabajan con el peligro.


El equipo de la Cátedra de Toxicología e Higiene Ambiental de la Facultad de Química seleccionó tres centros estéticos (en Punta Carretas, Aguada y Tres Cruces). En cada uno se realizaron dos muestreos mientras se procedía a la aplicación del producto en seis clientas. 

Cinco de las seis muestras correspondieron a la aplicación del producto Cacao Brasil; la otra a Keratin Complex Smoothing Therapy. En esas cinco se debió trabajar con la puerta abierta y en un caso se tenía, además, prendido un ventilador.


El límite adoptado por el decreto 307/2009 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social es la escala de la Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales que establece una concentración aceptable de 0,37 miligramos de formaldehído por metro cúbico de aire.



Los peores resultados se registraron durante el uso de Cacao Brasil con la puerta cerrada. La medición fue de 5,16 miligramos; es decir, 14 veces más del máximo tolerable para el ser humano. Los otros casos oscilaron entre 0,37 miligramos (en el límite)  y 2,07 miligramos (casi seis veces más). Solo la medición durante el uso del Keratin Complex estuvo por debajo del máximo: 0, 24 miligramos.



Los expertos de la Facultad de Química consideraron como “elevados” los resultados puesto que se constató que “libera gases en concentraciones tóxicas”. 

El peligro es mayor para el personal que está expuesto en repetidas ocasiones durante la jornada laboral. Por ejemplo, en la peluquería de Rody Correa, presidente del Centro Patronal de Peinadores de Uruguay, se realizan, en promedio, tres brushing progresivos por día y, en general, cada uno insume entre dos y tres horas. La generación de gases ocurre, en particular, en el secado y el planchado.    


Cuidado con los truchos

Cacao Brasil es ampliamente utilizado pero es “trucho”, advirtió Correa. El original, Brasil Cacao, tiene casi el mismo envase pero tiene una composición química diferente. Brasil Cacao, Keratin Complex, Silkey y Zero Uno, marcas disponibles en el mercado, están autorizadas por el Ministerio de Salud Pública (MSP).


“Todos tienen un derivado del formol; unos más y otros menos, pero todos tienen, sino no te queda lacio”, dijo el estilista. Si bien no precisó el porcentaje de formaldehído, aseguró que es menor en Brasil Cacao y Keratin Complex. Según descripciones técnicas, estos productos tienen una graduación inferior al 2% de formol.



La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos (OSHA, por su sigla en inglés) señala que debe establecerse en la etiqueta que contiene formaldehído si el producto supera 0,1 partes por millón de partes de aire (ppm). Si emite más de 0,5 ppm, la etiqueta debe incluir la frase “Potencial Riesgo para Cáncer” (ver despiece).

Este organismo emitió una “alerta de peligro” por Brasil Cacau Cadiveu (en plaza se consigue como Cacao Brasil o Cacau Brasil Cadiveu) por emanar formaldehído en niveles superiores a la normativa.   


Este producto se vende en Facebook y en Mercado Libre a $ 750 e, incluso por menos dinero. Las marcas autorizadas cuestan entre $ 6.000 y $ 7.000. La OHSA advierte que no se adquiera el producto si contiene glicol de metileno, formalín, óxido de metileno, paraforma, aldehído fórmico, metanal, oxometano, oximetileno o Número CAS 50-00-0, otras formas de nombrar al formaldehído.



“Hay gente que compra formol y crema y fabrica su propia hidro (el proceso se llama hidrocauterización). Lo vende por internet sin autorización del MSP. O la compran en la frontera. Hay peluqueros que lo hacen a sus clientas. Usarlos es exponerse al peligro”, relató Correa. El coiffeur dijo que conoce colegas que han sufrido problemas de salud por el uso de las marcas baratas. 



La Ordenanza 145/09 del MSP establece una espirometría bianual al personal expuesto al gas formaldehído pero no existe normativa específica de control de la sustancia en productos de uso masivo. 

En Argentina, por ejemplo, solo se acepta su uso como conservador en una concentración de hasta 0,1% para productos para la higiene oral y no más del 5% como endurecedor de uñas; no está autorizado su uso para el alisado del cabello.


Un vocero del MSP informó a El Observador que los “laboratorios serios” tienen sus productos registrados  y, por lo tanto, “están en condiciones razonables y aceptables”. No obstante, las autoridades saben que hay contrabando y adulteración con potencial riesgoso pero escapa a su control. “Hay dos, tres, cuatro peluquerías por cuadra. No tenemos cuerpo inspectivo para ese tipo de productos”, alegó.



La toxicóloga Amalia Laborde señaló que el Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico del Hospital de Clínicas no tiene un registro actualizado de las composiciones químicas de todos los productos disponibles en el mercado; pero añadió que las intoxicaciones derivadas de este uso cosmético no son frecuentes.


Fuente: El Observador